11.7.-  El ácido sulfúrico
11.7.3.- Propiedades del ácido sulfúrico.

La estructura del ácido sulfúrico (o el tetraoxosulfato (VI) de hidrógeno) es:

en base a ella presenta tres comportamientos químicos bien diferenciados:

 

  1. como ácido: El ácido sulfúrico es un ácido muy fuerte, estando completamente disociado en su base conjugada HSO4, pero es un ácido semifuerte en su segunda disociación:

H2SO4           HSO4- + H+  

K1 muy grande, casi total
   

HSO4-                   SO4-2 + H+

K2 = 10-2

 

y da lugar a reacciones típicas de los ácidos; por ejemplo:

H2SO4 + 2 NaOH               Na2(SO4) + 2 H2O

al poseer el ácido sulfúrico un elevado punto de ebullición, cuando éste se añade a una sal y se calienta, se suele desprender el ácido que dio lugar a la sal, que por lo general es más volátil que el sulfúrico, dando lugar a reacciones que se denominan de desplazamiento; por ejemplo:

H2SO4 + NaCl         Na(HSO4) + HCl

H2SO4 + CaCO3                 CaSO4 + CO2 + H2O

H2SO4 + Zn             ZnSO4 + H2

 

 

  1. como agente oxidante: El ácido sulfúrico ataca a todos los metales situados por encima del hidrógeno en la tabla de potenciales de reducción:

H2SO4 + Zn             ZnSO4 + H2

el anión SO4-2 no interviene en la reacción redox sino que es el hidrógeno el que hace que el metal se oxide.

 

  1. como deshidratante: El ácido sulfúrico tiene una gran avidez por el agua, por eso se usa como agente desecante. Mezclas de ácido con poca cantidad de agua presentan la formación de hidratos:

H2SO4 ‑ H2O        o          H2SO4 ‑ 2 H2O          DH = ‑ 20'5 Kcal/mol

y éstas son reacciones muy favorecidas termodinámicamente.

Este ácido es capaz de deshidratar completamente a la sacarosa según la reacción:

 

de forma análoga deshidrata también sustancias orgánicas que contengan vestigios de agua o hidrógeno y oxígeno (papel, madera, tejidos, etc...).

 

 

Volver al punto 7:  El ácido sulfúrico