Biografías
Henry Moseley

Henry Moseley (1887 - 1915)Moseley nació en Weymouth, en la costa sur de Inglaterra en el año 1887. Su padre fue un naturalista, un profesor de Anatomía en Oxford y miembro de la Challenger Expedition. Atendió a las clases del Eton College durante su edad escolar. En 1906 entró en el Trinity College de la Universidad de Oxford, y para la graduación desde el instituto en 1910 fue a la Manchester University para trabajar con Ernest Rutherford. Durante este primer año en Manchester, tuvo una carga lectiva completa, pero tras este año empezó tener cada vez más tiempo para dedicar a la investigación.

En el año 1913 mediante el uso del espectro electromagnético en la banda de los rayos X, logró hacer difracción en cristales, encontrando de esta forma una relación sistemática entre longitud de onda y número atómico: la denominada Ley de Moseley. Anterior a este descubrimiento, números atómicos o números elementales eran números en una secuencia dada por la masa atómica y que daba la impresión de ser semi-arbitraria ya que el orden secuencial se veía a veces alterado cuando por ejemplo Dimitri Mendeleiev ponía un elemento en un lugar apropiado de la tabla periódica. Por ejemplo, el cobalto y el níquel fueron asignados a los números atómicos 27 y 28 respectivamente, basándose en sus respectivas propiedades químicas, aunque tienen masas atómicas similares (de hecho, la masa atómica del cobalto es mayor que la del níquel, lo que haría que su número atómico fuera al revés 28 y 27). Los experimentos de Moseley fueron capaces de determinar científicamente la razón por la que el cobalto y el níquel poseen los números atómicos 27 y 28 a pesar de cualquier anomalía que hiciera pensar en lo contrario. Mostró que los números atómicos son una secuencia no-arbitraria y que está sustentada en una base científica.

Además Moseley mostró que había huecos en la serie de números atómicos de los elementos químicos conocidos en la época, los números 43, 61 y 75 (eran desconocidos en tiempos de Moseley y correspondían a elementos radioactivos que no se encontraban de forma natural y eran: tecnecio y prometio, y el último de los elementos descubiertos en la naturaleza: el renio). Mendeleiev predijo con anterioridad el tecnecio, y Bohuslav Brauner predijo similarmente con anterioridad el prometio; Moseley sólo confirmó sus predicciones, predijo otro elemento no descubierto entre el aluminio y el oro y declaró que la tabla periódica carecía a partir de este instante de huecos.

En el año 1914 se retiró de Manchester para volver a Oxford con el objetivo de continuar en su carrera de investigación, pero la Primera Guerra Mundial cambió sus intenciones y se alistó en la división de Royal Engineers. Fue destinado a Gallípoli (lugar donde se celebró la Batalla de Gallípoli) y fue asesinado por un francotirador en el año en 1915 (la causa fue un disparo en la cabeza cuando estaba telegrafiando una orden). Muchos historiadores especulan que debería haber ganado un Premio Nobel, pero esto es imposible ya que el premio sólo se concede a los investigadores vivos. Se ha especulado que la muerte de Moseley es la razón por la que el gobierno inglés durante la segunda guerra mundial y en la actualidad prohíbe el alistamiento de científicos en el ejército en época de guerra.

Moseley murió cuando tenía sólo veintisiete años, y, en opinión de muchos científicos, pudo haber contribuido al conocimiento de más detalles de la estructura de la materia si hubiera vivido más tiempo. Como dijo una vez Niels Bohr en el año 1962, "Puedes ver hoy en día que el trabajo de Rutherford sobre el núcleo atómico no hubiera sido tomado en serio. Tampoco lo hubiéramos entendido hoy en día si no hubiéramos tenido las investigaciones de Moseley".

 

 Jordi Coscollá 

          

Volver al índice de M de Biografías