Biografías
Robert Hooke

Robert Hooke (1635 - 1703) Robert Hooke nació el 18 de Julio de 1635 en Freshwater, Inglaterra, y falleció el 3 de Marzo de 1703 en Londres. Fue uno de los más importantes científicos del siglo XVII.

Era hijo del clérigo anglicano John Hooke, coadjutor en la Iglesia “All Saints' Church”.  Su padre, afectado de ictericia, se suicidó cuando Robert contaba sólo con 13 años. A los 16 años de edad, desarrolló una pronunciada deformación corporal, una especie de contorsión, que él atribuyó más tarde al hecho de haber pasado largas horas encorvado trabajando en un torno y con otras herramientas.

Se interesó en ciencias como astronomía, microscopía, mecánica, óptica, geología y fisiología; e inventó una cantidad importante de aparatos para observar, medir y registrar fenómenos de la naturaleza. Además, le interesó la teoría y práctica de la música.

Como era un excelente dibujante, el resto de la familia decidió que debía trasladarse a Londres. Pero no tardó en perder interés por el arte: quería una instrucción más general y se matriculó en la escuela de Wetminster, donde devoró los Elementos de Euclides durante la primera semana de clase. Aprendió latín, griego y algo de hebreo.

En 1662 fue nombrado responsable de experimentación de la Royal Society de Londres, y al año siguiente fue elegido miembro de la misma.

Telescopio frabricado por el propio R. HookeEn 1664, con un telescopio de construcción propia, Robert Hooke descubrió la quinta estrella del Trapecio, en la constelación de Orión; así mismo fue el primero en sugerir que Júpiter gira alrededor de su eje. Sus detalladas descripciones del planeta Marte fueron utilizadas en el siglo XIX para determinar su velocidad de rotación.

Un año más tarde fue nombrado profesor de geometría en el Gresham College. Ese mismo año publicó su obra Micrographia, en la cual incluyó estudios e ilustraciones sobre la estructura cristalográfica de los copos de nieve y discusiones sobre la posibilidad de manufacturar fibras artificiales mediante un proceso similar al que siguen los gusanos de seda. Los estudios de Hooke sobre fósiles microscópicos le llevaron a ser uno de los primeros impulsores de la teoría de la evolución de las especies.

En 1665 descubrió las células observando al microscopio una laminilla de corcho, dándose cuenta que tal laminilla estaba formada por pequeñas cavidades poliédricas que recordaban a las celdas de un panal y por ello cada cavidad se llamó célula. No supo demostrar lo que estas celdillas significaban como constituyentes de los seres vivos. Lo que estaba observando eran células muertas vegetales con su característica forma poligonal.

La primera referencia a las células se debe a Hooke

Ese mismo año colaboró con Robert Boyle en la construcción de una bomba de aire. Cinco años más tarde formuló la ley de la elasticidad que lleva su nombre, aunque no la publicó hasta 1678. Establece la relación de proporcionalidad directa entre el estiramiento sufrido por un cuerpo elástico y la fuerza aplicada para producir ese estiramiento. En esta ley se fundamenta el estudio de la elasticidad de los materiales. Hooke aplicó sus estudios a la construcción de componentes de relojes.

En 1666 sugirió que la fuerza de gravedad se podría determinar mediante el movimiento de un péndulo, e intentó demostrar la trayectoria elíptica que la Tierra describe alrededor del Sol.

Robert también se dedicó a la arquitectura, ayudando a reconstruir Londres tras el gran incendio de 1666 que casi destruye la ciudad. Diseñó el Observatorio de Greenwich, el edificio de Real Colegio de Médicos y el Hospital Real de Bethlem.

En 1672 descubrió el fenómeno de la difracción luminosa; para explicar este fenómeno, Hooke fue el primero en atribuir a la luz un comportamiento ondulatorio.

Durante sus últimos años, Hooke estuvo sumido en la enfermedad. Murió en Londres, el 3 de marzo de 1703, a los 68 años.

 

Eva Pérez Carvajal
 
 

  

Volver al índice de H de Biografías